Uncategorized

La esclavización de los instintos

 

La negación de la cultura entendida como cultivo personal, como civilización: lo que Freud llamaba el malestar de la cultura. Ortega y Gasset decía que la cultura es lo que salva al hombre del naufragio vital, la que le permite vivir sin estar dominado por el sin sentido, por el radical envilecimiento, pero será la falta de esta la que provoca la falta de responsabilidad y respeto a la hora de comportarse; y por lo tanto la falta de respeto también, respeto por lo que nos rodea, por nuestros semejantes o, por nuestros montes, esos que cada año quedan calcinados por una u otra razón, razones que muchas veces atienden a una sin razón.

Hablando también de lecciones, solo tenemos que pararnos y observar la que nos da la naturaleza, resurgiendo de sus propias cenizas, de esas que ha dejado tras de si el fuego provocado en la mayoría de los casos por temas económicos, imprudencias o a causa de algún megalomaníaco con tendencias resurgidas  de una enfermedad mental o de una deficiencia moral, todos ellos independientemente del caso, dejan calcinados nuestros montes veranos tras verano.       Miguel Pena Prieto

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s